Elegir el suelo es una de las decisiones más importantes que tomamos para nuestra casa. Sobre todo porque debes contar con un buen equipo que se encargue de la tarima laminada Alcorcón y alrededores. 

Y es que, tanto la tarima como el parquet se han consolidado en toda una referencia en suelos de madera, tanto por los beneficios que ofrecen como por sus excelentes acabados. 

La principal diferencia entre ambos estriba en que el parquet es un de suelo de madera y la tarima se refiere más al tipo de instalación, ya que se coloca sobre el suelo existente de manera flotante, de ahí su nombre. 

El parquet puede tener un espesor de un centímetro aproximadamente. El ancho y el largo dependerán del modelo que se escoja, como máximo es de cuarenta y cinco centímetros. El parquet se instala directamente sobre la solera, que debe estar bien nivelada. En cambio, la tarima flotante no se pega sobre el suelo, sino que las tablas se montan como una especie de puzzle. La tarima flotante de madera tiene unos catorce centímetros de espesor y la capa noble alrededor de tres centímetros. 

Si bien el parquet, una vez nos lo instalan, tienen que abrillantarlo, barnizarlo y también realizar el proceso de tarima laminada en Alcorcón, las tarimas vienen acabadas de fábrica. Cuando nos planteamos una opción u otra, lo mejor es que nos asesoren los profesionales del sector, ya que ellos podrán valorar el tipo de suelo que tenemos y la idoneidad de instalarnos uno u otro. Los dos tipos disponen de óptimos acabados en diferentes estilos. Comparten comodidad, calidez, belleza y firmeza. Sin duda, los suelos de madera crean espacios acogedores y solemnes. 

En Tarimas y Parquet Montaraz somos profesionales de la instalación y conservación de suelos de parquet y tarimas flotantes. Disponemos de una gran variedad de modelos y estamos a tu servicio para poder ayudarte a escoger la mejor opción para tu vivienda.